Dependencia Emocional en la Mujer

Dependencia Emocional en la MujerDependencia Emocional en la Mujer

Un alto porcentaje de dependencia emocional en la población femenina.

Se estima que este fenómeno lo sufre el 99%  en mujeres en muchos países del mundo, frente al 1% en hombres (Miller, 1994).

Suelen estar asociados con síntomas de trastorno de estrés post-traumático, por lo que, en general, esta forma de dependencia se observa en personas que han sufrido abusos o malos tratos.

Esto sugiere que estos sucesos (de abusos, malos tratos o cualquier otra circunstancia que marco a la persona en su infancia) fueron empleados para desarrollar formas de relacionarse afectivamente.

Esta explicación se basa en que, la razón por la que hay una diferencia que ocurra, dentro de la dependencia emocional, más en mujeres que en los hombres, se debe a un funcionamiento psíquico diferente entre los dos sexos y, en particular, la presencia de una tendencia de los hombres a reaccionan a un trauma de manera diferente que las mujeres.

Es más común entre los hombres eliminar de su mente el dolor de la violencia, los abusos o las deficiencias sufridas, utilizando mecanismos que identifican al actor de dichos errores o ataques.  

Sin embargo, en las mujeres, la tendencia general es la de revivir lo que una vez fue, lo que una vez pasó, reproduciendo las deficiencias o la violencia, en un intento ilusorio de controlar y de remediar a partir del pasado (D. Miller, 1994).
 
Uno de los estudiosos de este tipo de problema es Robin Norwood (1985), conocido a causa de varias obras sobre el tema, entre las más famosas, se encuentra el libro titulado “Las mujeres que aman demasiado”.

En su libro, el autor describe las características familiares, emocionales y modos de pensamiento típico de las mujeres.

Las características generales de la historia personal y familiar en la Dependencia Emocional son:
 
– Vienen de una familia en la que han sido descuidadas. Sobre todo en la infancia.

- Las necesidades emocionales de la persona.

- Una historia familiar caracterizada por la falta de afecto positivo que tiende a ser remediado con la pareja, en un intento de salvarlo  y que, de hecho, coincide con un intento de interior para salvarse. 

- Una predisposición a volver a cargar en su vida de pareja o matrimonial, más o menos inconscientemente, un papel similar al que vivió con sus padres hace mucho tiempo, y que intenta cambiar emocionalmente con su pareja.

- En el contexto de la codependencia, la ausencia en la infancia de la oportunidad para experimentar una sensación de seguridad provoca la necesidad de controlar obsesivamente la relación y a la pareja, ocultándose detrás de una aparente tendencia en ayudar al otro.

Lo que importa y manda, en realidad, es la percepción de la experiencia afectiva, emocional y subjetivamente conservada desde la infancia.

Las c características generales de los pensamientos y las experiencias emocionales en la Dependencia Emocional son:

- Tendencia a disminuir el esfuerzo relacionado con lo que se necesita para ayudar a su ser querido.

- Alcanzar, debido al esfuerzo empleado, sin percibir el tiempo, altos niveles de estrés físico y psicológico.

- Espanto al abandono que lleva a la persona dependiente emocionalmente a hacer las cosas, antes impensables, sólo para evitar el fin de la relación. 

- Predisposición a tomar por lo general la responsabilidad y la culpa de la vida matrimonial. 

- Una considerablemente baja auto-estima y una consecuente convicción profunda de que no se merece la felicidad.

- Tendencia a alimentarse de fantasías relacionadas con la forma en que podría ser su relación de pareja, si la pareja cambiase su forma de ser, en lugar de depender de pensamientos relacionados con la relación actual y real.

- Interés a sentir atracción hacia personas con indiferencia, apáticas, aburridas, desequilibradas y no confiables.

 

Dependencia Emocional en la Mujer


Leave a Reply